Inicio » Mercurio en el aula » Las matemáticas en los juegos de mesa

¿Quieres saber como hacer disfrutar de las matemáticas a los peques sin morir en el intento?

Las matemáticas no siempre han sido la asignatura preferida para algunos niños, en el que practicar el cálculo mental de sumas y restas, aprenderse las tablas de multiplicar y resolver problemas se les ha hecho a veces cuesta arriba.

Pero, ¿qué te parece usar los juegos de mesa como complemento a su estudio? Además, ya de paso podemos aprovechar los adultos para practicar las mates, que seamos sinceros, ¿quién a día de hoy no tira de la calculadora del móvil para realizar cualquien operación?

Si además queremos ir más allá y trabajar la flexibilidad, el pensamiento lógico y otras funciones ejecutivas que son tan importantes para mejorar el rendimiento académico ¡ya hacemos un completo! Nosotros, fieles defensores del movimiento ABJ, siempre incluimos en nuestro catálogo juegos con beneficios educativos muy interesantes para el área matemática. A continuación os vamos a hablar de algunos de ellos.

Con los juegos ¡vamos más allá! Practicamos la flexibilidad, el pensamiento lógico y otras funciones ejecutivas tan importantes para el rendimiento académico.

Armadillo, elige bien tus dados ¡y deja que rueden!

Armadillo es un juego de cartas y dados, en el que hay que tirar los dados para deshacerte de tus cartas. En cada turno los chavales tendrán que ejercitar el cálculo mental en varias ocasiones. En primer lugar, tendrán que decidir qué dados tirar para que su resultado coincida con alguna de sus cartas, haciendo un cálculo previo aproximado y basándose en la probabilidad.

En segundo lugar, una vez lanzados, tendrán que sumar su resultado y así comprobar si pueden deshacerse de alguna carta. Por último, si el resultado no es el deseado, pueden sumar o restar armadillos (fichas comodín) para alcanzarlo. Lo mejor de todo, es que no hay tiempos de espera entre los turnos, ya que cada tirada sirve para que jueguen todos.

¡Armadillo es un juego súper completo! que incluye cálculo mental a tropel, toma de decisiones y mucha flexibilidad con operaciones sencillas que mantienen atentos a los chavales ronda tras ronda. ¡Un gran juego con mucho enganche!

SPEEDY ANTS, pon orden en el hormiguero con rapidez y un poco de aritmética

Speedy Ants es un juego de acción simultánea que combina la percepción visual y las matemáticas de una manera sencilla ¡y muy trepidante! Aquí todos los jugadores deberán buscar a la vez una hormiga (carta de hormiga con un número) dentro del hormiguero (cartas de hormiguero colocadas boca arriba).

El reconocimiento de patrones y la velocidad de procesamiento son los protagonistas en la primeras rondas de este juego y a esto vamos añadiendo un giro aritmético que se va haciendo hueco a medida que avanza la partida: el conteo. 

speedy-ants

¿Cómo lo hacemos? Cada jugador que encuentre antes la hormiga en el hormiguero, se lleva la carta de hormiga (que están agrupadas por colores) y la coloca boca arriba frente a él, pero ¡ATENCIÓN! si en la siguiente ronda la nueva hormiga es del mismo color que una o varias hormigas ya sacadas, hay que sumar el número de cartas de este color ya cogidas (¡no sus valores!), buscando en el hormiguero el número resultante, ¡menuda actividad tienen estas hormigas!.

MATICO, cálculo mental, ¡a contrarreloj!

En Matico se practican todas las operaciones básicas (sumas, restas, multiplicaciones y divisiones), a toda velocidad y ¡todos a la vez!

Se pone el mazo de cartas con el lado de símbolo hacia arriba. Se voltea la primera carta dejando a la vista los números de colores. Rápidamente los jugadores tendrán que unir los números que sean del mismo color que el símbolo y decir el resultado. El más rápido en decirlo ¡se lleva la carta!

Matico es un juego de velocidad que crea mucho “pique” entre los jugadores. ¿Quién será el Correcaminos de las matemáticas?

matico-post

LOBO 77, sumas y restas y ¡chúpate esa!

Lobo 77 lleva un tiempo en nuestro catálogo y ¡ya es un clásico en las aulas! Es un juego de cartas cuya mecánica está basada esencialmente en el cálculo mental. Por turnos, cada jugador deberá descartarse una carta de su mano, sumando el valor de esta a la cantidad acumulada en el montón.

El objetivo es no llegar a 77 y evitar que la sumas hagan un número doble (11, 22, 33…) ¡porque perderías ficha! Entre las cartas hay número negativos, cambios de sentido o un x2 que obliga a tu compañero a echar dos cartas de golpe. Todo esto añade un momento “chúpate esa” ¡que le da mucha tensión al juego!

La mecánica de Lobo 77 está basado esencialmente en el cálculo mental, pero también se trabaja muy bien la memoria de trabajo y la flexibilidad ¡es súper completo!

lobo-77

PELUSAS, acumula la mayor cantidad de pelusas ¡y cuéntalas!

Seguro que muchos ya habéis acumulado Pelusas en casa y en el cole ¡menuda locura!. A parte de fastidiar a los compañeros robando pelusas y ejercitar el control inhibitorio con los chavales en ese frenético momento de robar pelusas, no debemos olvidar el cálculo mental que está presente en este juego.

Pelusas es genial para incluir en clase un momento distendido, para luego sumarle un buen ejercicio de cálculo mental al final del juego ¡no habrá niño que se resista a saber cuántas pelusas ha conseguido!

pelusas

A parte de ejercitar el control inhibitorio en el momento de robar pelusas, no debemos olvidar el cálculo mental que está presente en este juego.

Estos son los títulos que utilizan las mates en su desarrollo del juego, con mecánicas totalmente diferentes para que se puedan aplicar en el aula o en casa, según el momento o los objetivos a conseguir. A esos títulos podemos sumarles otros como Ranitas o Toma 6 donde trabajarán las secuencias o los juegos de la serie ¡Escapa!, a partir de 12 años, donde se experimenta continuamente la resolución de problemas.

Si aún quieres más referencias, échate un ojo al este post, donde hablamos de básicos como Alto Voltaje, Halli Galli o Isla Calavera.

¿Qué te han parecido estos juegos?, ¿echas en falta alguno?