Los Beneficios del Juego de Mesa

Blog sobre la aplicación de los juegos de mesa modernos

como herramienta de crecimiento y aprendizaje

TOMA DE DECISIONES AFECTIVA:

 

 

UNA FUNCIÓN EJECUTIVA CÁLIDA

04 NOV. - Nuria Vita Barrull

 

 

TOMA DE DECISIONES AFECTIVA

UNA FUNCIÓN EJECUTIVA CÁLIDA

 

Hasta ahora hemos estado hablando en diferentes entradas del blog sobre las funciones ejecutivas que ponemos en marcha en situaciones más analíticas u objetivas, en las que podíamos resolver las diferentes situaciones un poco al margen de nuestras motivaciones y emociones. Son lo que entendemos como funciones ejecutivas frías: cuando realizamos un cálculo aritmético, cuando frenamos una conducta automática, cuando planificamos una ruta,… Nuestras respuestas no se ven muy condicionadas por lo que nos gusta, nos asusta o nos activa. De ahí que cuando hablamos de memoria de trabajo, inhibición, flexibilidad, planificación o razonamiento, digamos que son procesos FRÍOS. Lo cual significa que existen otros procesos que se activan en situaciones emocionalmente o motivacionalmente significativas: las funciones ejecutivas cálidas. Son habitualmente evaluadas con tareas que implican recompensas significativas y pérdidas para la persona evaluada (Kouklari, Tsermentseli, & Monks, 2019). En esta entrada, vamos a centrarnos en la toma de decisiones afectiva.

¿Qué es la toma de decisiones afectiva?

 

Nos referimos a aquel proceso cognitivo que ponemos en marcha cuando nos encontramos ante una situación en la que debemos seleccionar entre diferentes opciones bajo un cierto riesgo. Decimos que es una decisión afectiva porque en esta selección empleamos procesos racionales pero también emocionales (Kouklari et al., 2019). Nuestra toma de decisiones afectiva nos ayuda a escoger aquellas acciones más adaptativas en situaciones de incertidumbre, por lo que si esta nos falla nos resultará más complicada aprender de nuestros errores o medir qué consecuencias pueden tener nuestros actos (García Molina, 2012). Parece que en los niños y las niñas más pequeños, las elecciones suelen centrarse en conseguir cuanta mayor recompensa mejor sin calcular muy bien si puede conllevar resultados negativos. Estas decisiones acostumbran a basarse en resultados a corto plazo, lo que necesitan aquí y ahora. Esta preferencia por lo inmediato puede dar lugar a elecciones desventajosas y a medida que crecemos y nos acercamos a la adolescencia, nuestras decisiones empiezan a estar mejor balanceadas (Crone & Molen, 2004; Lensing & Elsner, 2018).

¿Cómo se evalúa esta capacidad en el laboratorio con niños y niñas?

 

Existen tareas diseñadas en un inicio para evaluar a personas adultas que se han adaptado para emplear también con peques. Pongamos un par de ejemplos, uno analógico y otro en ordenador. En la tarea Children Gambling Task (Audusseau & Juhel, 2015; Bigorra, Garolera, Guijarro, & Hervas, 2016) se ofrece a los niños y las niñas dos mazos de cartas para que elijan de cuál de ellos quieren robar cartas. Su objetivo será conseguir el mayor número posible de dulces. Con cada emoticono feliz que aparece en las cartas obtienen un dulce, con cada emoticono triste lo pierden.

Uno de los mazos tiene una mayor cantidad de emoticonos felices, pero también aparecen muchos emoticonos tristes. En este mazo hay ganancias muy altas y existe un alto riesgo de tener muchas pérdidas. En el otro mazo es todo lo contrario: menos ganancias, pocas pérdidas. Si los niños y niñas optan por el primer mazo pueden ganar y perder mucho y eso les puede perjudicar a largo plazo. Si escogen recorrer al segundo mazo, ganarán poco a poco, pero con menos riesgo de perder lo obtenido.

Otra tarea que se emplea para evaluar la capacidad de toma de decisiones afectiva con los peques, esta vez con el ordenador, es la Hungry Donkey Task (Crone & Molen, 2004). Suena un poco a videojuego, ¿verdad? En esta tarea los peques se encuentran ante un burro que tiene muuucha hambre y deben alimentarle con el mayor número posible de manzanas. El burro tiene detrás de él 4 puertas tras las que se esconden familias de burros. Algunas de estas familias serán amables y le ofrecerán manzanas, y otras más antipáticas se las quitarán. Los peques deberán escoger qué puerta quieren abrir y asumir lo que ocurra a continuación. Como en la anterior tarea con las cartas, de nuevo tendrán que decidir si optan por aquellas puertas que dan más ganancias, pero también suponen más riesgo, o escoger recompensas más pequeñas con menor probabilidad de perder muchas manzanas.

¿Y tú, qué puerta escoges? ¿Jugador arriesgado o jugador precavido? ¡A jugar!

 

 

 

 

REFERENCIAS

 

Audusseau, J., & Juhel, J. (2015). Working memory in children predicts performance on a gambling task. Journal of Genetic Psychology, 176(1), 38–54. https://doi.org/10.1080/00221325.2014.1002749

 

Bigorra, A., Garolera, M., Guijarro, S., & Hervas, A. (2016). Impact of working memory training on hot executive functions (decision-making and theory of mind) in children with ADHD: A randomized controlled trial. Neuropsychiatry, 6(5), 251–263. https://doi.org/10.4172/Neuropsychiatry.1000147

 

Crone, E. A., & Molen, M. W. van der. (2004). Developmental Changes in Real Life Decision Making: Performance on a Gambling Task Previously Shown to Depend on the Ventromedial Prefrontal Cortex. Developmental Neuropsychology, 25(3), 251–279. https://doi.org/https://doi.org/10.1207/s15326942dn2503

 

García Molina, A. (2012). Impacto del daño cerebral adquirido en el funcionamiento ejecutivo. In J. Tirapu Ustárroz, A. García Molina, M. Ríos Lago, & A. Ardila Ardila (Eds.), Neuropsicología de la corteza prefrontal y las funciones ejecutivas (pp. 453–454). Barcelona: Editorial Viguera.

 

Kouklari, E. C., Tsermentseli, S., & Monks, C. P. (2019). Developmental trends of hot and cool executive function in school-aged children with and without autism spectrum disorder: Links with theory of mind. Development and Psychopathology, 31(2), 541–556. https://doi.org/10.1017/S0954579418000081

 

Lensing, N., & Elsner, B. (2018). Development of hot and cool executive functions in middle childhood: Three-year growth curves of decision making and working memory updating. Journal of Experimental Child Psychology, 173, 187–204. https://doi.org/10.1016/j.jecp.2018.04.002

Nuria Vita Barrull

Psicóloga General Sanitaria, Doctoranda Industrial en Mercurio y el grupo de investigación NeuroPGA y profesora asociada en la Universidad de Lleida.

 

Copyright © 2018 Sonora System S.L. Todos los derechos reservados.