Los Beneficios del Juego de Mesa

Blog sobre la aplicación de los juegos de mesa modernos

como herramienta de crecimiento y aprendizaje

POR QUÉ SÍ.

EL USO DE LOS JUEGOS EN EL AULA

04 NOV. - Marcos González Notario

 

 

POR QUÉ SÍ.

EL USO DE LOS JUEGOS EN EL AULA.

 

En los últimos tiempos estamos viendo una gran proliferación en el mercado de juegos de mesa. Los centros de terapia y las aulas de los colegios, poco a poco, se van llenando de un material llamativo y en muchas ocasiones divertido para el alumnado.

 

Seguramente las redes sociales han ayudado a dar publicidad a un material que hasta no hace mucho se relacionaba con la oca, el parchís y el Monopoly. Juegos que, sin duda, nos han dado muchas tardes de diversión en familia.

 

Maestros y autores, como Manu Sánchez, han colaborado en dar a conocer e inventar juegos de mesa que, por su contenido o por sus mecánicas, favorecían el aprendizaje de contenidos curriculares.

Sin embargo, creo que es necesario parar. Estamos en una sociedad consumista, desconectada y superficial. La educación no está exenta de ello. Los maestros consumimos Pinterest, Instagram u otras redes en busca de “recetas” que nos hagan ser más innovadores y que nuestros niños y niñas aprendan más, mejor y más rápido.

 

Esto, desde el punto de vista neurocientífico y desde un punto de vista de la filosofía educativa es al menos debatible, pero es un tema que no nos compete en este momento.

 

Son muchos años ya relacionándome con los juegos de mesa y de, poco a poco, ir profundizando en ellos. Llegué por casualidad, como pasan muchas de las cosas en la vida, y mi visión ha ido cambiando, como seguramente te esté pasando a ti, lector.

Empecé viendo los juegos como la posibilidad de aplicar los conocimientos vistos en clase. La repetición es esencial para que exista aprendizaje y los juegos de mesa me lo aportaban con un ambiente distendido, agradable y con un alumnado motivado, otro elemento indispensable.

 

Seguí con un plano más ideológico, y es que, en la era de la conexión, las familias están menos conectadas que nunca. Implementé la ludoteca de centro y de aula para que los fines de semana existieran ratos en familia entorno a una mesa. Conversaciones, anécdotas y conflictos que aportarían un aprendizaje vicario a nuestros menores. Como diría Mar Romera: “No aprenden lo que decimos, nos aprenden a nosotros”.

No aprenden lo que decimos,

nos aprenden a nosotros.

 

- Mar Romera -

Poco a poco y gracias a compañeros, amigos, proyectos de colegio… fuimos investigando, desde la observación, el trabajo con juegos de mesa para la cohesión de aquellos grupos donde encontrábamos dificultades y también para espacios de cohesión entre personas de diferentes edades. Somos seres sociales y sociables y la inteligencia colectiva nos hace más fuertes frente las amenazas. Como dice el proverbio, “Solo puedo ir más rápido, pero juntos llegamos más lejos”.

 

Llegué a la neurociencia, a los problemas de aprendizaje del alumnado y a analizar los juegos de mesa no por el continente, sino por el contenido. Esos procesos cognitivos que suceden mientras juegas, son los que me apasionan. Gracias a Mercurio, Nuria Vita, Nuria Guzmán, Justi González o Marta Cerezo entre otros, voy aprendiendo día a día para qué y cómo usar los juegos de mesa. Está claro que un Alto Voltaje usa el cálculo mental, que Halli Galli viene fenomenal para aplicar la descomposición del 5, o que Kaleidos y Escuela de Dados trabajan el vocabulario, campos semánticos o conciencia fonológica. Pero es detrás de ese continente donde está el verdadero poder. Atención, memoria, control inhibitorio, flexibilidad cognitiva, etc. Son la base de todas las tareas de nuestro día a día. Los aspectos emocionales y sociales, un mar donde poco a poco investigar para aprender.

Y es que, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid he observado y conversado con muchos centros sobre sus planes de mejora de los resultados. Esos planes que nos piden desde la Administración y que en la mayoría de los casos van encaminados a mejorar la resolución de problemas. Todos y cada uno de los juegos de mesa que he analizado (y son unas cuantas decenas ya) ponen a funcionar en mayor o menor porcentaje el razonamiento, la planificación y la resolución de problemas. Sin embargo, estos planes suelen ir encaminados a la forma mecánica de resolver un problema educativo y no a trabajar los procesos cognitivos que darían pie a resolver cualquier problema de la vida. En boca de Jose Antonio Fernández Bravo: “Lo primero para resolver un problema es querer resolverlo”.

Lo primero para resolver un

problema es querer resolverlo.

 

- Jose Antonio Fernández Bravo -

En definitiva, no sé si en estas pocas líneas he podido justificar por qué sí deberíamos usar este recurso como uno más dentro de nuestras aulas. Tengo claro que no he contestado al cómo hacerlo. Y es que, la idiosincrasia de cada escuela, de cada docente y de cada comunidad educativa, marcará los pasos que tú deberás ir dando con tiempo, estudio y esfuerzo. Lo único que puedo hacer es ponerme a tu disposición para que, juntos, hagamos red y avancemos, desde la evidencia, hacia una educación que no solo busque títulos sino buenas personas, que vivan, convivan y avancen en sociedad respetando lo que es de todos y dejando esta vida mejor de lo que la encontramos.

Marcos González Notario

Maestro del CEIPSO Santo Ángel de la Guarda Chapinería (Madrid).

Miembro del Comité de expertos de Conectar Jugando.

 

Copyright © 2018 Sonora System S.L. Todos los derechos reservados.