Los Beneficios del Juego de Mesa

Blog sobre la aplicación de los juegos de mesa modernos

como herramienta de crecimiento y aprendizaje

LA PLANIFICACIÓN:

UNA FUNCIÓN EJECUTIVA COMPLEJA

17 MAR. - Nuria Vita Barrull

 

 

CÓMO TU CEREBRO TE AYUDA A CONSEGUIR TUS OBJETIVOS:

LA PLANIFICACIÓN, UNA FUNCIÓN EJECUTIVA COMPLEJA

 

En anteriores entradas del blog, hemos hablado sobre cómo mantener y gestionar la información en nuestra mente y hemos visto cómo poner el freno y cambiar de forma flexible nuestras acciones y pensamientos nos ayuda a responder de forma adaptada a los retos del día a día. También pudimos ver qué impacto podría tener en estos procesos, también llamados funciones ejecutivas, el uso de juegos para favorecer su desarrollo.

 

Si queréis saber más, podéis echar un ojo a la entrada “Conociendo nuestro cerebro: Las funciones ejecutivas y la memoria de trabajo” e “Inhibición y flexibilidad cognitiva”.

Ahora que conocemos un poco mejor la memoria de trabajo, la inhibición y la flexibilidad cognitiva, nos adentramos en lo que conocemos como funciones ejecutivas complejas, empezando por la PLANIFICACIÓN.

Cuando ideamos una secuencia de acciones, las evaluamos y seleccionamos finalmente aquellas que nos permitirán llegar a nuestro objetivo, estamos poniendo en marcha esta función ejecutiva compleja (Cristofori, Cohen-Zimerman, & Grafman, 2019).

 

Deja que te ponga un ejemplo de lo más cotidiano: Tienes que ir a comprar congelados al súper, recoger un paquete en correos, pasear a tu perro y recoger un cuadro que llevaste a enmarcar. Todo esto tienes que tenerlo listo antes del mediodía porque tienes turno de tarde en el trabajo y debes comer pronto para llegar a tiempo. El súper más cercano te queda de camino a correos y te planteas hacer la compra y después ir a correos mientras paseas el perro, volver a casa y por último ir a por el cuadro. Entonces, recuerdas que la tienda de cuadros cierra pronto, que en correos suele haber cola y se te va a descongelar todo y que puede que tu perro tenga que esperarte mucho rato en la puerta. Tras evaluar tu secuencia y ver que las consecuencias no son las esperadas, formulas un nuevo plan que te permita hacer todo lo que tienes programado para esa mañana con mejores resultados. ¡Menuda caña le estás dando a tu cerebro de buena mañana! ¿Te suena?

Todos los días planeamos los mejores pasos para conseguir lo que queremos y nos supone un esfuerzo cognitivo importante. Cuando planificamos, ponemos todos nuestros recursos sobre la mesa: manipulamos información de nuestra memoria a corto plazo (memoria de trabajo), frenamos y replanteamos cuando nuestro plan no va hacia donde queremos (inhibición, flexibilidad), razonamos cuáles serían las opciones más idóneas y las posibles consecuencias (“si voy a correos con los congelados y tardo se van a echar a perder, si voy con el perro a por el cuadro y está revoltoso puede caerse el marco y romperse…”). Es por eso que cuando hablamos de planificación y de razonamiento (que ya conoceremos en profundidad más adelante), decimos que son funciones ejecutivas COMPLEJAS, porque echamos mano de otros procesos más simples que, unidos, nos permiten que el helado que has comprado siga siendo un helado y no un batido cuando llegues a casa (Diamond, 2013).

 

¿Y qué tendrán que ver mis problemas de recados mañaneros con los juegos de mesa? Pues ya te adelanto que juego y planificación van más de la mano de lo que crees. ¿Y si te digo que los psicólogos empleamos a menudo un juego de mesa para evaluar la planificación? A lo mejor te suena el nombre Torre de Londres o Torre de Hanoi, un juego muy antiguo en el que tenemos una superficie con tres ejes y unas piezas que deben ir de una posición inicial a una posición final diferente intentando emplear el menor número de movimientos posible. Para conseguirlo, tienes que pensar muy bien cuáles van a ser tus pasos a seguir y sus consecuencias intentando no echar todo el día dándole al coco. Pues resulta que este juego es una de las pruebas que se emplea habitualmente cuando se evalúan las funciones ejecutivas (Prueba Anillas, Batería neuropsicológica ENFEN, (Portellano & Martínez-Arias, R. Zumárraga, 2009).

 

¿Te cuesta verle la relación con la historia de los recados? Te explico otra forma que tenemos de evaluar la planificación: El mapa del zoo. En esta tarea, tienes que planear tu visita al zoo cumpliendo una serie de condiciones, hay sitios por los que solo puedes pasar una vez, animales que tienes que visitar sí o sí y un lugar de inicio y de fin de la visita. Esto ya se parece un poco más, ¿verdad? En realidad, en ambas debes formular un programa de acción y evaluarlo previamente para ejecutar finalmente el más idóneo.

 

¿Te ha venido algún juego a la cabeza pensando en planificación? ¿Crees que programar las acciones necesarias para completar los objetivos del juego puede ayudarte a trabajar tu planificación en tu día a día?

A la izquierda Speed Cups, a la derecha un ejemplo de la prueba de planificación Anillas (ENFEN, Portellano & Martínez-Arias, R. Zumárraga, 2009). Un objetivo, piezas de colores y tiempo limitado, guardan un cierto parecido, ¿no crees?

 

Referencias

 

Cristofori, I., Cohen-Zimerman, S., & Grafman, J. (2019). Executive functions. In Handbook of Clinical Neurology (1st ed., Vol. 163). https://doi.org/10.1016/B978-0-12-804281-6.00011-2

 

Diamond, A. (2013). Executive functions. Cognitive Training: An Overview of Features and Applications, 64, 135–168. https://doi.org/10.1007/978-3-319-42662-4_9

 

Portellano, J. A., & Martínez-Arias, R. Zumárraga, L. (2009). ENFEN. Evaluación neuropsicológica de las funciones ejecutivas en niños. Madrid, España: TEA Ediciones.

Nuria Vita Barrull

Psicóloga General Sanitaria, Doctoranda Industrial en Mercurio y el grupo de investigación NeuroPGA y profesora asociada en la Universidad de Lleida.

 

Copyright © 2018 Sonora System S.L. Todos los derechos reservados.