Los Beneficios del Juego de Mesa

Blog sobre la aplicación de los juegos de mesa modernos

como herramienta de crecimiento y aprendizaje

INTELIGENCIA EMOCIONAL

Y JUEGOS DE MESA

09 AGO. - María Sanguino

 

 

INTELIGENCIA EMOCIONAL Y JUEGOS DE MESA

 

“Los niños necesitan tiempo y espacio para jugar. Jugar no es un lujo, es una necesidad".

(Kay Redfield Jamison)

 

El juego desempeña un papel esencial en el desarrollo cognitivo, emocional y social de la persona. Es fundamental para la salud y el desarrollo de los niños. Constituye la piedra angular de una infancia saludable y próspera.

 

En esta entrada nos vamos a fijar en los beneficios que el juego de mesa aporta en el desarrollo de la inteligencia emocional del niño.

 

Definimos inteligencia emocional como:

 

“la capacidad para percibir, valorar y expresar emociones con exactitud, la capacidad para acceder a sentimientos (o generarlos) que faciliten el pensamiento, la capacidad para comprender las emociones y el conocimiento emocional y la capacidad para regular las emociones promoviendo el crecimiento personal e intelectual”.

Mayer y Salovey (1997).

 

El niño debe conocer, reconocer y gestionar sus propias emociones para después hacerlo con las emociones de las personas que tiene a su alrededor.

Si nos fijamos en la capacidad de reconocer sus propias emociones, no podemos evitar pensar en la alegría que siente un niño cuando está jugando a un juego de mesa, como la expresa y la comparte con los demás, como comparte sus logros, sus mejoras y sus victorias.

Otra emoción presente durante una partida puede ser el miedo. Miedo a fallar, a equivocarse a la hora de llevar a cabo una estrategia o en la toma de decisiones que necesitamos si queremos ganar.

De la misma manera, cuando en el juego las cosas no salen como el niño espera, puede aflorar la tristeza, el enfado y dar paso a la frustración. Así podremos trabajar con el niño estas emociones necesarias, pero desagradables. ¿Qué es lo que me hace sentirlas? y algo muy importante, ¿cómo voy a gestionarlas?

Además, en el transcurso del juego la partida puede dar un giro y cambiar completamente, debido al azar de una tirada de dados o a la toma de decisión de un jugador. Es entonces cuando la sorpresa sale a la mesa y puede transformarse en enfado en tristeza o en alegría dependiendo que cómo le afecte al jugador y es necesario gestionar la emoción provocada.

Como habréis podido comprobar no me he referido a ningún título en concreto, ya que la emoción está implícita en el juego.

 

Mercurio cuenta con un juego pensado para trabajar directamente la inteligencia emocional en el entorno escolar, en familia o con amigos: Feelinks.

Feelinks nos permite por medio de sus 24 cartas de emociones hacer una alfabetización emocional. En cada partida seleccionaremos 8 emociones que queramos trabajar, en las cartas se establece la diferencia entre agradables, desagradables y ambiguas.

Por su parte, las situaciones están repartidas en tres mazos, para jugar con amigos, en el entorno escolar y en familia. Esta distribución de las situaciones nos da la posibilidad de ver cómo el niño gestiona sus emociones en cada ambiente.

 

 Además, el juego es maravilloso para trabajar la empatía con las cartas de voto. ¿Qué emoción siento yo ante esa situación? Con esta pregunta estaremos trabajando parte del autoconcepto del niño, el reconocimiento emocional e incluso, adaptándolo podríamos ver cómo hacer una gestión emocional. La siguiente pregunta a la que debemos responder es ¿qué emoción pienso que siente la otra persona ante la misma situación? El niño se ve reforzado a través de la puntuación si es capaz de ser empático poniéndose en el lugar de los demás y acertando en su respuesta.

María González Sanguino

 Coach educativa, experta en inteligencia emocional y metodologías activas. Formación a profesorado y equipos docentes en colegios públicos (CTIF) y concertados a nivel nacional.

 

Copyright © 2018 Sonora System S.L. Todos los derechos reservados.