Los Beneficios del Juego de Mesa

Blog sobre la aplicación de los juegos de mesa modernos

como herramienta de crecimiento y aprendizaje

ENTRE DELFINES

Y JUDÍAS

03 JUN. - DANIEL MARTÍN SÁNCHEZ

 

 

EL ZUMBIDO DE ACTIVA TU MEMORIA

 

En 2016 estaba haciendo las prácticas del máster de profesorado de secundaria en el colegio GSD de El Escorial a la vez que estaba trabajando en el proyecto de “Estimulación neurocognitiva a través del juego de mesa” diseñado por Nuria Guzmán.

 

¿Por qué te cuento esto?

 

Porque por eso era inevitable que buscase cualquier oportunidad para emplear los juegos de mesa en clase.

 

Un día que habíamos acabado pronto el temario les pregunté a los alumnos de bachillerato que si conocían algún juego de mesa aparte de los clásicos: trivial, risk, monopoly... Y mi suerte fue descubrir que conocían varios, muchos gritaron a la vez “¡el de las judías!”

 

¿Cómo? ¿De judías? ¿Qué juego es ese?

 

Te cuento un poco de la historia, Ivan Aguado Ferreiro, mi tutor de prácticas y el tutor de estos alumnos, era el encargado de un programa educativo fuera de las aulas muy chulo. Un aula de mar, el proyecto Bitácora, un programa de una semana en un barco para ver cetáceos y animales marinos, aprender un montón de cosas de biología y medio ambiente, así como de la vida misma.

Y es en ese viaje extraescolar donde sus alumnos habían conocido algunos juegos de mesa y se habían enamorado del juego “de las judías”.

 

Como supongo que sospecharás, el juego de las judías no es otro que Bohnanza.

Y sí, estos alumnos fueron quienes me enseñaron a jugar a ese juego que les encantaba, y que por raro que parezca yo aún no había jugado.

 

Bueno, como son adolescentes y adaptan las reglas a su gusto, algunas cosas no me las explicaron del todo correctas, pero eso da igual, lo importante es que se divertían con ello.

 

Y la parte que a mí me importaba mucho en segundo lugar era ver cómo se relacionaban y qué estaban desarrollando mientras jugaban a ese juego.

Desde que lo conocí se ha convertido en uno de mis juegos favoritos de negociación y gestión de recursos de valor cambiante.

 

Sí, todo esto.

 

Bohnanza puede engañar en su caja pequeña con sólo unas cartas y unas ilustraciones cómicas. No por nada es fruto de la mente de Uwe Rosenberg, creador de juegos que no se caracteriza por diseñar juegos simples.

 

Del juego me encanta la gestión de los recursos y la oportunidad, el valor cambiante de las cartas en función de cuántas queden en la baraja y la amplia opción de negociación que tenemos, incluso está permitido negociar con “favores a futuro”.

¿Qué son los favores a futuro? Pues cuando en una negociación el acuerdo no es equilibrado se puede decir “te compensaré la diferencia en el próximo acuerdo”, lo que estos chicos y chicas llamaban “me debes un favor en el futuro”.

 

Me parece genial que sean los propios participantes los que acuerden la validez y justicia de los intercambios y lleven también la cuenta de quién les debe favores, de cuánto valor y a quién deben ellos favores y por cuánto. Ya no hablamos si alguien no cumple su promesa de equilibrar los favores… se está jugando su credibilidad para esta y las futuras partidas.

 

Bohnanza puede parecer un juego simple, y en la primera partida puede parecer un poco complejo, pero al terminarla ya has comprendido las mecánicas que rigen el juego y estás listo para disfrutar todas las siguientes partidas.

Es un juego en el que hay que planificarse una estrategia en función de las cartas de la mano, pero que se irá modificando en función de los acuerdos a los que llegues y las acciones del resto de jugadores.

 

En la parte de neurobeneficios es un juego que desarrolla y fortalece la planificación, memoria, cálculo matemático, toma de decisiones, gestión de recursos, flexibilidad y adaptación al cambio así como la gestión emocional y empatía que nos serán de gran utilidad a la hora de negociar.

Me encanta ver cómo negocian y qué diferentes estrategias adopta cada jugador y cómo reflexionan después sobre lo acertado o no de sus estrategias y negociaciones.

 

Todo esto mientras se divierten, que es lo más importante y el motivo principal y responsable de que los chavales quieran dedicar ese tiempo a ejercitar su cerebro compartiendo un rato de risas entre sus amigos.

 

Otro día te contaré qué más juegos conocían estos chicos y chicas y cuáles fueron los juegos con los que iniciamos una extraescolar de juegos de mesa para la etapa de Primaria de ese colegio.

 

Si ya has jugado a Bohnanza, ¿cuál es el sitio más chulo donde lo has jugado? No me digas que tú también lo has jugado en un barco rodeado de delfines...

Daniel Martín Sánchez

Licenciado en Bioquímica, Máster en Educación Secundaria, formador en Neuroeducación y Neurodesarrollo.

 

Copyright © 2018 Sonora System S.L. Todos los derechos reservados.