Los Beneficios del Juego de Mesa

Blog sobre la aplicación de los juegos de mesa modernos

como herramienta de crecimiento y aprendizaje

Mercurio en el Aula

Juega y Aprende

Escape Room

Recursos didácticos

Conectar Jugando

Blog

Inhibición
y flexibilidad

cognitiva

06 OCT - Nuria Vita Barrull

 

 

SABER PONER EL FRENO Y CAMBIAR DE RUTA:

CONOCIENDO LA INHIBICIÓN Y LA FLEXIBILIDAD COGNITIVA

 

En una publicación anterior hablábamos sobre las funciones ejecutivas, esos procesos cognitivos que nos permiten adaptarnos a cada situación ya sea procesando la información en nuestro pequeño almacén de memoria (memoria de trabajo), frenando nuestros impulsos cuando es necesario (control inhibitorio) o cambiando de forma flexible nuestros pensamientos y acciones ante nuevas demandas (flexibilidad). A medida que crecemos, dominamos mejor estas capacidades e intervienen en habilidades tan importantes como la lectura o matemáticas [1,3,7].

 

En esta publicación nos centraremos en la inhibición y la flexibilidad, procesos que a menudo nos encontraremos muy unidos. Cuando hablamos de control inhibitorio, nos referimos a esa capacidad para frenar respuestas predominantes o automáticas para hacer lo más apropiado en esa situación [4,9]. En cuanto a la flexibilidad cognitiva, es aquella que nos permite desplazar nuestro foco de atención entre diferentes tareas para abordar el problema de forma flexible [9]. La flexibilidad, no solo nos ayuda a dar respuesta a nuevos retos, sino que también nos permite aprovechar oportunidades inesperadas [4].

¿Cómo evaluamos estos procesos en el laboratorio?

Cuando queremos medir la capacidad de inhibición y flexibilidad cognitiva de una persona, utilizamos tareas como la más que conocida Stroop task en la que debes centrarte en el color de la tinta de la palabra y no en leer dicha palabra. Pero también se han desarrollado otras en las que la lectura no tiene tanto peso, como el test 5 dígitos o adaptaciones de la tarea Stroop con dibujos (Sun-Moon Stroop test), y tareas que se han adaptado a población infantil de forma que sean más atractivas visualmente, como la Flanker task con peces de colores.

Fuente: Elaboración propia a partir de la Stroop-task.

En la tarea Stroop clásica, el sujeto debe leer la palabra en la primera parte, nombrar el color de la tinta de las “X” en la segunda parte y nombrar el color de la tinta de las palabras (intentando no leerlas) en la última parte.

Fuente: Elaboración propia a partir de la Sun-Moon Stroop.

En la tarea Sun-Moon Stroop, el sujeto asocia en la primera parte el dibujo de la luna con la palabra “luna” y el dibujo del sol con la palabra “sol”, diciendo el nombre correspondiente según el dibujo que aparezca. En la segunda parte, debe decir “sol” cuando aparezca el dibujo de la luna y “luna” cuando aparezca el dibujo del sol.

¿En qué momentos se activan estos procesos en nuestra vida diaria?

 

En estos días que todos sacamos el repostero que llevamos dentro, imagina que tienes un bizcocho en el horno y se está chamuscando. Quieres abrir el horno y sacarlo para que no se queme más (con un poco de azúcar glass lo salvas). Pero cuando vas a abrir la puerta del horno, paras y vas a por un trapo porque si no te llevarás una buena quemadura. Has frenado el impulso de ir directo a por el bizcocho a mano descubierta y has actuado de forma más apropiada a la situación.

 

Y siguiendo con los dulces, ahora imaginemos que queremos prepararle una tarta de cumpleaños a nuestra pareja. Hemos pensado en preparar un sabroso brownie y vamos al supermercado a comprar los ingredientes. En el súper no encontramos harina ni cacao en polvo, pero encontramos una oferta en queso crema y la mermelada favorita de nuestra pareja. Por lo que cambiamos de forma flexible nuestra atención del brownie hacia una receta de tarta de queso que hemos visto por las redes con muy buena pinta para así adaptarnos a lo hemos encontrado en el supermercado.

 

Ahora que poco a poco vamos saliendo a la calle, también puede que hayas puesto en marcha estos procesos en tus paseos. Pongamos que te encuentras a una amiga a la que hace mucho tiempo que no ves porque ha estado viviendo fuera y ha vuelto a casa durante el confinamiento. Tu primer impulso puede que sea darle un gran abrazo, pero sonríes y procuras mantener la distancia por precaución dadas las circunstancias. Continuas con tu paseo siguiendo una ruta en la que habitualmente encontrabas poca gente y te sorprende ver que muchas personas están paseando por esa zona. Ante esta situación, cambias tu camino hacia otra dirección en la que puedas seguir tu paseo con mayor tranquilidad. De nuevo, hemos activado dos funciones ejecutivas básicas en nuestra vida cotidiana.

¿Las dificultades en estas funciones ejecutivas pueden reflejarse también en la escuela?

 

Como ya adelantábamos al inicio de la publicación, las funciones ejecutivas tienen un peso importante en el rendimiento académico. La inhibición tiene mucho que ver, por ejemplo, con la capacidad de autocontrol [4]. No frenar la predisposición a interrumpir la explicación, a atender a otros estímulos o a no seguir las normas establecidas socialmente, puede traernos algunos problemas como ya imaginareis. De la misma forma, el día a día en la escuela implica adaptarse a situaciones cambiantes que nos obligan a ser flexibles y aceptar argumentos distintos a los propios o a adecuar nuestras acciones a lo que pasa en nuestro entorno. Esta capacidad de frenar las respuestas predisponentes se ha relacionado con las matemáticas [11] y la capacidad gramatical [6].

 

Además, se han observado déficits importantes en las funciones ejecutivas básicas en niños y niñas con trastornos del neurodesarrollo y trastornos específicos del aprendizaje [5,10,13]. En el caso del Trastorno del Espectro Autista (TEA), parece que presentarían habitualmente dificultades en la flexibilidad cognitiva [12]. El control inhibitorio también es un proceso que suele estar afectado en los Trastornos por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) [13].

¿Se pueden entrenar estos procesos cognitivos?

 

En un estudio realizado con 118 niños y niñas escolarizados de entre 10 y 12 años, se llevó a cabo una intervención cognitiva cuya principal herramienta fueron los juegos de mesa modernos [2]. Este entrenamiento tuvo una duración de 6 semanas y se implementó en sesiones de 30 minutos dos veces a la semana en la propia escuela dirigidas por los profesores del centro (que habían recibido una formación previa sobre los juegos). Los niños y niñas jugaron a 4 juegos de mesa en los que se ponían en marcha las funciones ejecutivas básicas, así como la atención y la fluidez verbal. A medida que avanzaban las sesiones, fueron incrementando progresivamente la dificultad de los juegos, añadiendo cartas y nuevas instrucciones. Cuando compararon las evaluaciones de flexibilidad cognitiva de los niños y niñas que estaban en el grupo experimental (jugaron a juegos de mesa) y los que estaban en el grupo control (no recibieron intervención) al final del entrenamiento, encontraron mejoras superiores en el grupo experimental en esta capacidad. Estos resultados sugieren que los juegos de mesa podrían ser una herramienta útil en el entrenamiento de la flexibilidad cognitiva y sería interesante ver si estas mejoras podrían transferirse al rendimiento académico.

 

Pero no solo en niños se han observado estos beneficios. Kuo, Huang, & Yeh (2018)[8] llevaron a cabo una intervención cognitiva con juegos de cartas diseñados para el entrenamiento y juegos de mesa comercializados con personas de edad avanzada. Los resultados mostraron mejoras significativamente superiores en el grupo que jugó a juegos de cartas, así como una tendencia de mejora en el grupo que jugó a juegos de mesa comercializados en las funciones ejecutivas (entre las que se evaluaba la flexibilidad cognitiva).

 

Y tú, ¿qué crees?

¿Conoces juegos de mesa modernos que activen la inhibición y la flexibilidad?

¿Crees que sería beneficioso su uso en la escuela?

Referencias

 

[1] Alloway, T. P. (2014). How does working memory work in the classroom? (July 2006).

 

[2] Benzing, V., Schmidt, M., Jäger, K., Egger, F., Conzelmann, A., & Roebers, C. M. (2018). A classroom intervention to improve executive functions in late primary school children: Too ‘old’ for improvements? British Journal of Educational Psychology, 1–14. https://doi.org/10.1111/bjep.12232

 

[3] Bull, R., & Lee, K. (2014). Executive functioning and mathematics achievement. Child Development Perspectives, 8(1), 36–41. https://doi.org/10.1111/cdep.12059

 

[4] Diamond, A. (2013). Executive functions. Cognitive Training: An Overview of Features and Applications, 64, 135–168. https://doi.org/10.1007/ 978-3-319-42662-4_9

 

[5] Holmes, J., Hilton, K. A., Place, M., Alloway, T. P., Elliott, J. G., & Gathercole, S. E. (2014). Children with low working memory and children with ADHD : same or different? Frontiers in Human Neuroscience, 8(December), 1–13. https://doi.org/10.3389/fnhum.2014.00976

 

[6] Ibbotson, P., & Kearvell-white, J. (2015). Inhibitory Control Predicts Grammatical Ability. PLoS ONE, (December). https://doi.org/10.1371/journal.pone.0145030

 

[7] Kibby, M. Y., Lee, S. E., & Dyer, S. M. (2014). Reading performance is predicted by more than phonological processing. 5(September), 1–7. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2014.00960

 

[8] Kuo, C., Huang, Y., & Yeh, Y. (2018). Let’s Play Cards : Multi-Component Cognitive Training With Social Engagement Enhances Executive Control in Older Adults. 9(December), 1–13. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2018.02482

 

[9] Miyake, A., Friedman, N. P., Emerson, M. J., Witzki, A. H., Howerter, A., & Wager, T. D. (2000). The Unity and Diversity of Executive Functions and Their Contributions to Complex “Frontal Lobe” Tasks: A Latent Variable Analysis. Cognitive Psychology, 41(1), 49–100. https://doi.org/10.1006/cogp.1999.0734

 

[10] Reiter, A., Tucha, O., & Lange, K. W. (2005). Executive Functions in Children with Dyslexia. 131, 116–131 https://doi.org/10.1002/dys.289

 

[11] Rodríguez, J. A., Pinto, V., & Siegenthaler, R. (2013). Estudio correlacional entre habilidades matemáticas y memoria y control inhibitorio en Educación Infantil. Fòrum de Recerca. https://doi.org/http://dx.doi.org/10.6035/ForumRecerca.2013.18

 

[12] Sinzig, J., Morsch, D., Bruning, N., Schmidt, M. H., & Lehmkuhl, G. (2008). Inhibition, flexibility, working memory and planning in autism spectrum disorders with and without comorbid ADHD-symptoms. Child and adolescent psychiatry and mental health, 2(1), 4.

 

[13] Willcutt, E. G., Doyle, A. E., Nigg, J. T., Faraone, S. V, & Pennington, B. F. (2005). Validity of the Executive Function Theory of Attention- Deficit / Hyperactivity Disorder: A Meta-Analytic Review. https://doi.org/10.1016/j.biopsych.2005.02.006

Nuria Vita Barrull

Psicóloga General Sanitaria, Doctoranda Industrial en Mercurio y el grupo de investigación NeuroPGA y profesora asociada en la Universidad de Lleida.

 

Copyright © 2018 Sonora System S.L. Todos los derechos reservados.